jueves, 24 de abril de 2008

Estrenando




Gracias a que ya soy autónomo por haber aprendido a hurgar un poquito esto de los blogs, hoy he decidido animarme a trasladar mi Blog de este espacio que me acoge desde Diciembre del 2005 a WordPress.

Todavía neófito en esto del "blogueo" -a pesar de los 2 años- no estoy pudiendo agarrarle la maña a algunas cosillas pero, con más tiempo, supongo que estaré más ducho en la administración de este nuevo panel (que en WP se llama Tablero).

Le hice tantas cosas a Heterodoxia desde que comencé que ya ni me acuerdo lo que le añadí y quité en todo el tiempo que está activo.

Recuerdo que el 2007 (¿qué mes habrá sido?) le puse un contador de visitas de StatCounter pero lo perdí en lo que cambiaba una y otra vez de plantillas. Ahora no sé cuánta gente habrá visitado este espacio para echarle un vistazo siquiera.

Posteé 44 notas y recibí en total 14 comentarios. ¿Poco no? Por lo visto, mis amigos no son muy comentadores o son realmente pocos los que encontraron o se cruzaron con este Blog. Ni mi mamá, que sostiene que siempre "entra a esa Heterodoxia, no sé qué", se ha dejado escuchar. Mejor, digamos, después iban a decir que sólo su mamá lo visita YAAAA.

Desde que puse hace muy poquito el ícono RSS ya tengo 14 suscriptores y eso me complace.
Gracias a los que se suscribieron y espero no defraudarlos en la etapa que comienza ahora.


De las entradas posteadas, la mayoría son extraídas de otros lados y poco comentadas aun por mi mismo. En WordPress trataré de subir más contenido original evitando ser un "eco" o repetidora, como hasta ahora. -Oye, pero a veces me da como miedo a escribir...

Bueno, "vamos andando y así sabremos a dónde", dice el dicho así que sin más preámbulos este es el penúltimo post que cuelgo en Blogspot. No voy a desactivarlo por puro nostálgico, sinó que haré un postecito más después de éste, colocando un link o algo así que dirija el tráfico hacia mi nuevo hogar en la Blogósfera.

Un abrazo grande a todos y nos vemos en (la nueva) Heterodoxia.


¡Viva la Autonomía!